PARA EL ESTUDIO, COMPRENSIÓN Y DIVULGACIÓN DEL CONOCIMIENTO ESPIRITUAL Y LOS PROCESOS DE LA MUERTE

PARA EL ESTUDIO, COMPRENSIÓN Y DIVULGACIÓN DEL CONOCIMIENTO ESPIRITUAL Y LOS PROCESOS DE LA MUERTE
¿DÓNDE ESTÁ LA VERDAD SINO EN TU PROPIO CORAZÓN?

jueves, 21 de junio de 2012

¿REACCIONAN IGUAL HOMBRES Y MUJERES ANTE LA PÉRDIDA DE UN SER QUERIDO?

Las personas poseen personalidades diferentes, se diferencian por las características físicas, aptitudes, actitudes, distintas formas de pensar, diferente tipo de creencias, de hablar, de reaccionar ante las situaciones, etc.

Estas diferencias son innatas en los seres humanos y es por estas que se distinguen unos de otros. Y por ello, en esta medida aplicándolo en el tema de las pérdidas se diría que todo duelo es único e irrepetible, no existen dos duelos iguales.

PERO SERÍA IMPORTANTE PREGUNTARSE: ¿ES IGUAL PARA HOMBRE Y MUJERES?

A la hora de expresar dolor y enfrentarlo, los hombres y las mujeres tienen diferentes formas de hacerlo, claro que no solo por las diferencias que anteriormente descritas. Pero tampoco se puede afirmar, que ciertas respuestas o todas ellas son exclusivas de algún género en especial, pues se debe tener en cuenta que hay hombres que reaccionan con un estilo o reacción muy femenina y viceversa.

Las mujeres generalmente tienen una forma particular de reaccionar; en general se observan mucho más angustiadas, con llanto prominente, aislamiento, ataques de ira, ansiedad, miedos, y esto se da desde el mismo momento en que sucede la pérdida.

Pasado un tiempo y cuando la ausencia se torna mucho más intensa, aparecen otras reacciones emocionales como desordenes del sueño y alimentación, baja autoestima, dificultad para vincularse a la vida social, sentimiento de inadecuación y minusvalía.

En el caso de los hombres, se reconoce un patrón de respuesta diferente en el que se pudiera decir que se transforman en “hombres de acero” porque deben convertirse en el soporte de la familia. Ellos controlan la expresión emocional para mantener la imagen pública de fuerza y dureza, asume una actitud controladora, protectora, solucionador de todos los problemas que se presentan, regula sus emociones y se vuelve autosuficiente y difícilmente se verá rodar una lágrima por su rostro.

Entender estas diferencias es importante, gracias a dicho entendimiento, se podría resolver las dudas y problemas que surgen en estos momentos de dolor y que desafortunadamente llevan a malos entendidos, que hacen que las relaciones y las familias se distancien, porque no se logra entender este tipo de reacciones.

Estas manifestaciones no quieren decir que el otro no sienta (hombre), o que uno de ellos sienta más que el otro (mujer), como se podría creer ante las reacciones de los géneros antes descritas, sino que cada uno tiene la opción de responder de forma diferente.

Esto deja ver una vez más, que el duelo, es un proceso de mucha paciencia, no sólo con cada uno y su interior, sino con el resto de la familia, por ello, algo importante en ese momento no es solo tener en cuenta la forma como se reacciona, sino partir del sentimiento que se tenía hacia esa persona, los afectos que se han creado con ese ser querido, la situación y momento por el cual estaban atravesando, entre otros, porque es ese vínculo el que marcará posteriores situaciones y reacciones y sobre todo la forma de afrontar el duelo.

Por ello, es importante que se pueda compartir el sentimiento, las rabias, los miedos, las angustias y todo lo relacionado con el ser querido.

Evitar quedarse callado es fundamental por lo que debemos tratar de expresar a los seres más cercanos nuestras emociones y sentimientos, y sí ese alguien más cercano, es de la familia, no tema es muy posible que esa persona también este esperando ese momento para desahogar todo el dolor que lleva este momento.

Esto ayudará mucho a ambos en su proceso de adaptación a la pérdida y superación del duelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada